Mujer cotidiana o mujer intuitiva.

“¡Que difícil es ser mujer!” la respuesta inmediata es ¡SI!, Si lo es. Sin embargo, necesitamos comprender lo que nos define como individuos, cuales son nuestras diferencias y similitudes , y sobre todo, a que venimos aquí, en estado físico, a este hermoso planeta llamado hogar.

Como mujer, he pensado en mi, en mis amigas, en las mujeres de mi familia y en las que he tenido el honor de conocer a través de la vida. Al compartir nuestras experiencias y sentimientos, existe circunstancias en las que nos identificamos como mujeres, e ideas o pensamientos que nos diferencian también.

Por esta razón, considero que existe dos tipos de mujeres:

                                   Mujer cotidiana y mujer intuitiva.

Una mujer cotidiana es una sobreviviente de la vida. Vive añorando su  máxima felicidad y vivencia plena de su feminidad.  La mujer cotidiana  vive en su pasado, en una versión o idealización de ella misma que ella no se permite ser. Tiene adormecido el alma, olvidando su instinto de mujer. Es una mujer callada, desesperada por ser escuchada.

La mujer cotidiana se encuentra alejada de su vida interna, su integridad e instinto. Se encuentra muy lejos de experimentar su esencia de mujer. Ciertos síntomas que gritan desde las entrañas de una mujer que no escucha sus instintos (cuerpo) y su intuición (alma), son: enojo, tristeza, ira, ansiedad, depresión, vive amargada y apagada, puede llegar a ser egocéntrica y egoísta, es víctima de todo lo que le sucede o rodea, etc.

 Una mujer cotidiana es experta olvidándose de ella. Cambia sus máscaras (apariencias)  acorde  a su vestimenta (sentimientos).  Vive  entre la  gama de  escalas de grises, tomando decisiones  demasiadas caras para su corazón. Es un alma callada y dolida, no tanto con la vida, si no con ella misma.

La mujer intuitiva escucha sus instintos , permitiéndose vivir, sentir, defender, luchar, compartir y experimentar nuevos mundos que ella tiene que atravesar. Uno de mis libros favoritos “Mujeres que corren con los lobos” escrito por Clarissa Pinkola, se refiere a la mujer intuitiva como “Mujer Salvaje”. Es aquella que defiende sus emociones como una loba proteje a sus lobeznos. Muere para renacer y depurar su alma, su esencia de mujer. Encuentra la sabiduría desde su interior. Su instinto es luchar por ella misma, y en ella, radica todo lo que ama. (hijos, amigos, pareja, etc.)

La diferencia entre una mujer cotidiana y una mujer intuitiva , es la naturaleza en la que combate los miedos. Es un trabajo constante de descubrimiento. Así como los lobeznos descubren al mundo, de la misma forma descubirmos los seres humanos nuestros instintos.

La mujer intuitiva se arriesga, crece, vive, duele, aprende y vuelve a renacer para volver a descubrir en ella nuevas emociones, siempre vulnerable ante la vida y lista para aprender.

El contrato con la vida.

A veces sentimos que el corazón nos grita al borde de cada latido. Es ese  sentimiento de un  mini paro cardiaco que experimentamos cuando sentimos que se nos sale el alma en cada sufrir.

Y  en un latir, se nos va la vida,

Nos recuerda que pasa el tiempo y los momentos,

La gente entra y sale de nuestras vidas,

Regalándonos sonrisas, sentimientos y pensamientos.

Así es el corazón, como un libro abierto.

Y detrás de cada historia compartida,

Así como Paris de noche,

Hay una experiencia que me ilumina.

Me recuerda lo hermoso que es crecer a través de los sentimientos.

Y sin comprender el  “por qué” , nos preparamos para lo peor esperando lo mejor.

¿A esto se le llama fe?

Creer en que la vida es un regalo, si te permites sorprender.

Ahora me pregunto, ¿Por qué la vida nos escogió a ti y a mi ? ¿Qué es la vida? ¿Cuál es la importancia de vivir?

Es un espacio creado solo para nosotros.  Es un lugar que está lleno de oportunidades y desafíos, con una sola finalidad.

Somos almas, maestros de vida,  en proceso de la perfección. Venimos a este mundo para perfeccionar nuestras almas; con el propósito de convertirnos en nuestra mejor versión.

La vida es un contrato que tenemos el privilegio de firmar.  Es aquel compromiso que existe entre tu y tu Dios.

Y por esta razón,  eres importante y merecedor.

¡A vivir!

El fuego de la muerte:  Una guerra entre egos.

La primera vez que converse con la muerte, fue fascinante. Me encontraba rodeada de un fuego seductor. Sentí la gran necesidad de observarlo muy despacio. Poco a poco fui perdiendo la mirada; hipnotizada por sus colores que dilataban mis pupílas con rojo pasión. ¡Es tan hermoso contemplarlo!

Me fuí acercando para bailar con su ego. ¡Me impactaba! Llenaba mis ojos de pasión y deseo. Moviendosé sigilósamente; me obligaba a quererlo. Moría de ganas de tocarlo, sentirlo, amarlo.

“¿Cuál es el misterio de este fuego?” “¿Qué se sentirá ser amada por el?” Me pregunté. ¿Será que algún dia llegará a ser mío? ¿¡Sólo mío!?

Necesitaba conocerlo… acercárme….dar otro paso más.

Estiré la mano para bailar con el. Comencé a moverme a su ritmo; acercándonos un poquito más. Era tan fuerte y hábil. Casi perfecto.

Al bailar nuestra romántica melodía; se acerca y comienza a tocar mi rostro; colocando su rostro contra el mío. Al quererlo acariciar, me dí cuenta que tenía una cicatriz en el pecho. Observé la cicatriz mientras la tocaba.

No lo debí de haber hecho. Está enojado y muy molesto. ¡Me comienza a gritar con furia y desprecio! Yo le contesté desesperadamente: “¡Me quemas!” “¡Me dueles!” “¡Me lastímas!” “¡Ya no puedo estar así!” “¡Me falta aire, necesito respirar!”.

Varias veces me repetía: “¡Quiero estar con el !”. Entonces tendré que elegir entre vivir o morir.

El fuego de la muerte me susurrá al oído: “Dime que me amas y me tendrás por un tiempo; véndeme tu alma y te amaré por el resto de nuestros tiempos”.

Ese susurro fue envolviendo mi alma, mi mente, mi razón y hasta lo mas sagrado que tengo: mi ser.

Yo por el, me convertiría en un compás roto y sin rumbo. No me importa si existe el viento. Quiero estar sin señal, sin vida y sin aliento.

¡Muero por tenerlo! “Me quedaré un tiempo más de la cuenta”. (Ni lo pensé).

Entre el fuego y la pasión, la vida y la muerte; entre mi corazón y la razón; fui endosando mi contrato de vida: “Para ti, con amor.” Y en cada letra, en cada párrafo, en cada lágrima y en cada llanto; era como música al oido; aquellas melodías que me recordaba a mi funeral.

Me miraba en el espejo y no me reconocía; mi rostro está lleno de lodo despúes de tantas caídas. “¿Estas son mis manos?” Yo no comprendía. Es la sangre que recorre entre mis dedos de tantas guerras perdídas.

“Quiero olvidar un poco, solo déjame descansar.” Y a pesar de mi agotamiento interminable, es estar inquieta de que algo va a pasar.

“¿Por qué tengo sed?” “¿Donde está el amor que me prometió dar por el resto de nuestros tiempos?” “¿Qué estoy haciendo mal?”

Otra velita el  encendía mientras que yo no comprendía “¿Por qué no me puede amar?”

¡No sé! pero no estoy bien. ¡Algo me quita el sueño y lo voy averiguar!

Entonces decidí formar mi propio fuego. ¡Más fuerte, pontente y brillante! Lleno de furia y enojo. Solo así podré sobrevivir este infierno.

¡Estoy enojada! ¡Fúrica! ¡Muerta de rabia!

¡No me sentía cómoda en esta nueva piel! Mis entrañas pedían ser agua, pacífica, suave y llena de alegría. Sin embargo, cada vez que deseaba ser agua; un grito de desesperación surgía dentro de mi: ¡Cuidado! ¡Tengo miedo! ¡Esto me va a consumir hasta las entrañas, para ahora así estar lista para morir!

Mi familia y mis amigos me exigían; “sal de ahí”; “Esta relación es un infierno y aquí no te vas a morir”. (¡¡Infinitas gracias a todos mis seres queridos!!)

¿Que aprendió Francheska con esta experiencia de vida?

Conocerte y conocer a tu pareja. Escuchar. dialogar. Luchar por el amor, empezando por el amor propio; es un buen inicio. La relación es de dos pero depende de uno. Cuando una relación termina, es el resultado del desbalance que existe entre las parejas; empezando por el desbalance de uno mismo. Aprende a identificar el desbalance que existe en ti cuando te encuentres en este tipo de relaciones. (Recuerda que también lastimamos en defensa propia. Un gato herido no se defiende mejor si esta herido, simplemente está herido. Asi de simple.)

El amor no duele pero los actos sí. Es importante conocer y poner límites en todas las relaciones. Saber elegir ; y eso incluye el elegir el momento exacto para irte de este tipo de relaciones sin hacerse más daño. Lo importante aquí es aceptar que las cosas no deberían de ser así.

Responsabilidad. Ser responsable de tus acciones. Nadie te puede lastimar solo si tú lo permites. (¡Eso es la mentira más grande que he escuchado en mi vida!) Eres humano y ¡Claro que duele!. Sin embargo, Sé responsable de tus actos poniendoté límites como lo mencioné anteriormente. ¿Cómo cuáles? Tú sabes identificar cuando algo no está bien. ¿Correcto? Por qué lo vibras y lo sientes. Tú sabes hasta donde llega tu salud mental, física y emocional; pero por si acaso eres como yo y te gusta darte tus buenos trancazos, entonces te invito a meditar y conocerte. Puedes empezar por pensar ¡ en ti.! Y poco a poco irás descubriendo lo demás.

Toma decisiones por más que te duela. Probablemente es importante analizar el por qué decidimos estar en este tipo de relaciones. ¿Por qué duele tanto? ¿Por qué decidiste estar ahí? o más bien, ¿Por qué carajos no te has ido?. Importante confrontar los miedos y tus inseguridades.  SI volverás amar, SI encontrarás el amor, NO estás sola/o y SI , si mereces ser amada/o.

Confia en ti. Lo más hermoso que aprendí de todo este proceso es que antes de salir de mi zona de confort; di mi primer paso confiando en mi. Lo demás fue acomodándose por su propio peso. Entonces, ¡Adelante caminante y confía en ti!

En búsqueda del amor. El sumiso, el narcisista y el galán.

Nunca olvidaré aquella conversación que un día tuve con mi madre referente a los hombres. Fue una conversación que hasta la fecha no comprendo. Solo recuerdo aquella frase que me marco de por vida. Mi madre exclamó: “¡Vivimos en el mundo de los hombres!”.   Noche tras noche, pensaba en la clase de mujer tenía que ser para hacer feliz a mi pareja, como ser buena madre y ama de casa.  Sin embargo, me costaba mucho trabajo visualizarme.

Nunca logré entender lo que ella me quería explicar aquella tarde.  Yo tenía sueños. Soñaba en ser una mujer fuerte, frágil, capaz, inteligente, amorosa, alegre, logrando mis éxitos como profesionista. etc. Tenia muchos planes para mi vida.

Sin embargo, ¿Cómo podía visualizarme si no conozco el amor? ¿Qué es lo que busco? ¿Quiero casarme? ¿Tener hijos? ¿Quiero comprar gatos y vivir sola? Bueno, no lo se, tendré que experimentar y aprender a mi propio ritmo. Así dije y así fue.

Recordando aquellas épocas en la que viví con cada uno de  mis ex-parejas;  me di cuenta que me encontraba con diferentes patrones de hombres y en cada relación, hubo un vacío en mi que requería ser analizado a pesar de que en su momento no me daba cuenta.  (más bien, no estaba lista para el aprendizaje)

Por ejemplo:

Mi relación con el hombre “sumiso”. “Yo soy la reina, la fuerte y tu sumiso eres mi esclavo.”  “Yo tenia control de todo, yo tomaba desiciones, yo indico lo que se va hacer o lo que no se va hacer. Cuando conversábamos , el me miraba fijamente a los ojos, regalándome toda su atención como nadie nunca en mi vida lo había hecho. Era tanta su dedicación y devoción hacia mi, que me aburría tanto amor y  lealtad. Era más atractivo estar en mi mente, en mis pensamientos y en mi mundo “yo, yo, yo”. Olvidándome de él y de nosotros como pareja.

Lección aprendida:   A esta persona, le agradezco infinitamente todo lo que me enseño. Que importante es detenerte, mirar a los ojos de tu pareja y decir: TE AMO! ¿Cómo estas? ¿Qué puedo hacer por ti? ¿Cómo está tu corazón? ¿Que tal tu día de trabajo? (Es importante sentir la reciprocidad e intención de tu pareja.) Cuando una pareja termina es porque llegó al limite; perdiendo el balance como pareja.  Recuerda: Es importante recompensar el sacrificio que hace una persona por ti. Llámese pareja, amigos, familia, etc. Ejemplo: Hoy cenamos en mi restaurante favorito aun que a ti no te guste la comida del lugar y yo mañana te invito al cine a ver la película que tanto te gusta aun que a mi me aburre.  (Si no cumplimos ciertos sacrificios; tendrás una deuda impagable lleno de resentimiento y dolor)

La relación es de dos pero depende de uno. Valorar. Que hermoso es sentir que tienes a la persona más valiosa de tu vida en el mismo lugar y en la misma sintonía de tu corazón. Disfrutar de los momentos, amar, conectar, relacionar.

En esta relación conocí a mi ahora amiga, la paciencia. Sobre todo, conmigo misma.

Mi relación con el Narcisista:

Está relación la describo como el cáncer. Silencioso y asintomático hasta que de repente me di cuenta que me estaban matando!  Una de las relaciones más destructivas son las que llevan el ego a la mesa.  Aquí verdaderamente mi corazón sufría retos. Retos de paciencia, de engaños, de dolor y sobre todo y el reto mas grande que he vivido, ha sido hasta donde llega mi capacidad de amar. No tenía limites! No hubo limites!

La guerra de los egos es una guerra perdida. Todos conocemos a una persona que vive aferrada a esta guerra que al final del dia terminará por matar y sin duda, como excelente narcisista que es, reclamará la victoria!

Simplemente no lo veía venir. Lo juro! (Ok, probablemente hubo millones de trillones de señales). Sin embargo, quería creer en el amor y en la fortaleza de mi corazón.  Sentirme digna y merecedora de su amor.

Nunca fui lo suficiente buena, inteligente, madura, amorosa, comprensiva, etc para el. ¡Era agotador complacerlo! Obviamente yo vivía enojada, egocéntrica, triste, deprimida al estar con el. Sacaba la peor versión de mi. Mi lado más oscuro.(¡llámame la novia de Chucky!)

Me olvidé de mi, de mi carrera, mi pasión y desconocía el amor. ¿Esto es amor?

Me estaban desgarrando por dentro.  Es la guerra mas sangrienta y traicionera que he vivido por el momento. ( La última!)

Es la peor forma de vivir y morir.  Nunca me permití gritar desde el fondo de mi corazón lo que sentía. Simplemente fui valiente, fuerte. La ilusión de pensar que me amaba me mantuvo más tiempo a su lado de lo que el dolor de mi corazón pudo soportar. Se me olvidaba que todo estaba creado en mi mente.

Lección aprendida:  vamos a imaginar que el diamante es una persona y que las impurezas del diamante son: el ego, miedos, creencias, costumbres, pensamientos, etc de la persona. Lo más hermoso de todo esto, es tomar de la mano a tu pareja y ayudarse a limpiar mutuamente las impurezas; fortaleciendo la relación, la confianza y el amor entre parejas.   ¡ Salte y corre corre corre corazón! de todo tipo de relación donde a tu pareja  le moleste tu brillo.  Aprende a decir NO! (¡Que duró! pero cierto.)  Seas hombre o seas mujer. No debes por ningún motivo  apagar tu luz para que el otro/a brille. Nacimos para esto. Brillar y ser luz.

Si quieres saber si realmente amas a la persona o si la persona realmente te ama, te darás cuenta cuando amas y ama los defectos y no se obligan a cambiar. Se aceptan tal y como son.  Simplemente ir aprendiendo a ser  la  medula de tu pareja y viceversa. Ser pilar del otro y crecer como pareja para que juntos puedan  brillar.

Mi relación con el galán, el más guapo y “Haz fila por que hay muchas adelante de ti” :

¡Claro! Formadita y calladita me veía más bonita.  “Turno número 3,850 por favor pase, sigue usted.”  (Si, ese es mi turno), en fin.

La pasamos increíble! Fueron varios momentos inolvidables, compartimos muchas risas, infinitas comidas y cenas románticas, etc.  Todo mágico, todo bello y todo TONTO!!  A pesar de ser guapo, simpático y de buena familia; realmente no existía una conversación donde yo sentía que podría desnudar mi alma. A la pobre ex-novia seguro le zumbaban los oídos de tanto que hablaba de ella. Mi autoestima estaba tan desecha y desmoronada, que mi alma me gritaba por amor!! Varias noches lloré pensado en la raza de gatos que me compraría antes de cumplir los 35 años!   Me encontraba en una crisis existencial.  Yo era la nueva Bridget Jones.

Es difícil avanzar en cualquier  aspecto de mi vida, con una pareja que no me alimentaba el alma, mi ser y mis pensamientos. Seguramente el también sentía lo mismo conmigo. El buscaba un acostón y yo estaba en búsqueda  del amor.

Lección aprendida: Me di cuenta que no podía dar amor si no me sé amar.  Comprendí que lo que yo estaba buscando era amar para ser amada. Verdaderamente necesitaba amor.  Mi ser lo necesitaba! Donde hay amor, ahí quiero estar. Luego comprendí, que para amar, necesito amarme y solo así podré amar para ser amada.

Puedo contar varias anécdotas de otras relaciones pero creo englobar los tres patrones de hombres que normalmente me “llenaban el vacío en mí”.

Definitivamente no soy la misma mujer que conocí ayer ni tampoco la mujer que mañana conoceré.

Retomando la conversación de “El mundo de los hombres”; en la línea del tiempo, existe una pauta donde la mujer ha comenzado a descubrirse. En la actualidad, las mujeres se han permitido soñar y volar a lo más alto;   ya no solo piensa con el corazón, sino ahora escucha atentamente cada latido, reencontrándose a si misma.  La realidad de las cosas, es que no podemos vivir en un mundo extremo. El ser humano es complejo y gracias a la complejidad de nuestra mente y fascinante cuerpo, nos encontramos en constante evolución. Al menos esa mujer quiero ser.

Regresando a mi infancia, recordando mis visualizaciones de como debe de ser una mujer ante la sociedad o que es lo que realmente es importante para mi como mujer; me gustaría compararlo de la siguiente manera:

En relación al feminismo con la madre naturaleza, existe esa misma fortaleza representado en un cuerpo físico. LA MUJER.

Me atrevo a decir que la mujer es una mini diosa. Creación de aquella energía suprema que nos rodea en todo momento y en cualquier lugar. Así como la madre naturelaza, la mujer tiene el don de brindar ese equilibrio que le hace falta a la vida cotidiana. Es aquel milagro que tiene el privilegio de dar y regalar vida. Es el símbolo del feminismo, fuerza, poder, fortaleza, valentía, elegancia, locura y amor. Desde el vientre,  la mujer experimenta el  verdadero amor y son las únicas que saben como consolar con besos y abrazos.

La mujer siente y vive cada  historia de amor y desamor como si fuera el suyo (a pesar de que no se trata de ella).  Ella es la que siente y experimenta el dolor de otro ser querido o vibra ese instinto que le grita que alguien la necesita.

Sin embargo, como mujeres no podríamos  brillar, amar, acariciar, sentir y mucho menos vivir, si no tenemos con quién compartir. La mujer es  maravillosa que es necesario para su esencia y su ser, el tener con quién enseñar su universo y desnudar su alma; aventarse a los brazos de su pareja o ser un huracán en defensa a lo que ella ama. Tiene tanto amor para dar, regalar y compartir.

Así de importante es la mujer!

Entonces mujer, no tengas miedo.  Vas muy bien! Sigue amando con locura y sigue gozando tus aventuras. Recuerda que somos parte de la madre naturaleza del cual compartes la misma fortaleza. Úsalo para amar, aprender, levantarte de cada caída y nunca darte por vencida.

Y si tienes a un maravilloso hombre  o pareja  a tu lado, ve y llénalo/a  de besos y abrazos y recuerda lo maravillosa que eres! ¡Yo voy por el mío!

Miedo, ¡Mi gran maestro!

Una experiencia de vida, no tiene sustento si no conocemos los obstáculos. Me gusta definir los obstáculos como una vieja amiga que decidió dejar la amistad por la paz.

Es una vieja amiga que conoce nuestros defectos, temores, debilidades pero sobre todo, conoce lo que pretendemos NO saber.  Es experta en golpes ninjas.  Siempre tiene una nueva técnica en combate. No perdona una! Cualquiera puede resistir los obstáculos, ignorarlos, barrer los problemas bajo la alfombra, ser víctima, hacernos chiquitos y esperar el milagro que nos salve de esta tortura. Es fácil perder la motivación y llenarnos de rabia, enojo, ansiedad, depresión , pero sobro todo, el miedo. Nos torturamos con preguntas:  ¿Voy a lograrlo? ¿Saldré adelante? ¿Soy capaz? ¿Qué pasa si no puedo? Y si no logro salir adelante, ¿Qué dirán de mi?  o la del millón:  ¡Dios! ¡¿Por qué a mi?!

Aun que nos topamos a  la ex amiga  de vez en cuando por los caminos de la vida; en cada proceso doloroso, brinda grandes lecciones y aprendizajes que solo depende de nosotros observar, analizar, trabajar, cambiar y aceptar. No podemos conocernos como personas, si no le aprestamos atención a las enseñanzas de estos grandes maestros que tenemos dentro de nosotros.

En mi humilde opinión, los miedos tienen diferentes significados.

Es un vicio tan necesario. Es una llave esencial para la vida. Sin esta llave, no podríamos conocernos como individuos y sencillamente no existiría la humanidad si no conocemos el miedo. El miedo nos hace humanos y vulnerables, ya que el miedo nos hace sentir VIVOS.

El miedo es la llave de la libertad . Si yo reconozco mis miedos, ya estoy en un proceso de aceptación. Al estar en un proceso de aceptación, reconozco y al reconocer,  estoy dispuesto a trabajar ese miedo que tanto me quita el sueño.

Como seres humanos, necesitamos de esta llave tan importante para aprender a como ser madre, padre, pareja, hijo o amigo. Reconociendo la curva de aprendizaje que conlleva!

Desde que tenemos uso de razón tenemos miedos.  Miedo a los payasos de las fiestas infantiles, miedo al “chupacabras” o al “candyman”, sentimos miedo al ver películas de terror, miedo a los perros por algún trauma que tuvimos de pequeños, miedo a vivir una experiencia de rechazo o al recibir un “NO”, miedo a perder a los padres, a un hijo, hermano o un amigo, miedo a perder a la pareja que tanto amas, miedo  a las enfermedades o incluso, miedo de presenciar hasta tu propia muerte.  Sin embargo, tenemos que convivir con el miedo.  Recordando que no es lo mismo vivir que CONVIVIR. Dependerá de nosotros en como lo vamos a confrontar y dominar  para llegar al siguiente nivel de nuestro conocimiento y versión de nosotros mismos.

¡Cuidado con la zona de confort!  Es normal sentirnos cómodos y atraídos por diferentes energías que nos hacen sentir “en casa” o ” inestablemente tranquilos”.  Aún que este mal, requerimos acercarnos a cuyas energías no nos atraen. Solo así podemos ayudarnos a nosotros mismos para conocernos de fondo y ayudar. ( Ya sea a ti o con la persona con la que compartes ciertas circunstancias.) Todos estamos conectados, todos somos maestros de vida. Cada quién viene a aprender y a enseñar la mejor versión de si mismo si así lo desea.

¿A que circunstancias me refiero cuando hablo sobre  “Zona de confort”?

La “dependencia emocional” o  “estar enganchado” a una persona,  una situación o circunstancia que no tiene ni pies ni cabeza, el estar aferrado a un objeto y depender de otras personas que nos resuelvan el problema ( o  nosotros ser la persona que resuelve todo, por que el mundo y mi familia depende de mi) o también si te encuentras en una relación   que te mata por dentro o incluso, estar en una relación que no nos lastima pero tampoco nos beneficia; son algunos simples  ejemplos del  “engachamiento a una Zona de Confort”.  Y al estar aferrado a este tipo de zonas de confort, es meramente el espejismo y reflejo de lo que tenemos guardado en el corazón y  en el pensamiento que NO  hemos confrontado o no lo hemos querido confrontar. ¿Qué es lo que pretendemos NO saber de nosotros mismos ante estas situaciones? ¡Ojo, mucho ojo eh!  Se convierten en deudas impagables para el alma ,el corazón y tu ser.

Existen circunstancias muy complejas donde tenemos que apoyarnos con profesionistas en el tema, ya sea psicólogo o psiquíatra. Lo importante de la terapia psicológica, es hablarlo, sacarlo, notarlo y trabajarlo.  (Este punto es muy válido si sentimos que requerimos de este tipo de ayuda).  Para mi, la terapia psicológica es muy importante. De vez en cuando es bueno ajustar aquellos tornillos flojos .  Y si no lo deseas así, no hay nada como una buena compañía, un café  o un vino tinto que nos ayude a meditarlo.

Recuerda que al tomar una decisión o al no tomarla (si no tomamos desiciones también es una decisión el no elegir), es sagrado para nuestra salud mental. (Importante siempre mantener un balance con lo que decimos, sentimos y pensamos.) Tanto como  al estar enganchado o desprendido de una emoción o pensamiento, es meramente elección. Lo difícil de esta circunstancia de la vida, es aprender y saber elegir.

Los caminos que elegimos para sobrellevar una circunstancia de vida y combatir los obstáculos llenos de miedo; siempre estarán acompañadas de personas. Personas correctas en su momento correcto y personas que nos lastimas sin querer queriendo.

Vivimos de momentos. Momentos inesperados, momentos para reflexionar, momentos de estar, momentos que nos cambian el rumbo, momentos inolvidables y momentos que con tan solo vivirlos un segundo, nos cambian la vida.

No te olvides de la gente que te necesita, te ama y te rodea; pero sobre todas las cosas, no y repito NO ,nunca, jamás te olvides de ti!!

Compartir Mundos.

Fue un día, en el mes de Octubre del 2012 cuando comencé a escribir. ¡ Y Claro! como todo ser humano, tuve que tropezarme un millón de veces (y lo sigo haciendo) para  aprender una gran lección de vida que me tocaba vivir. Fueron varias situaciones en mi vida que me llevaron a ello. Dudas como ¿Quién soy?  ¿Cuál es mi propósito en esta vida? ¿Cuáles son mis sueños? ¿Quién quiero ser? ¿Qué es lo que mas anhela mi corazón?;  ¿Cuáles son mis limites? ¿Hasta donde estoy dispuesta a entregar? ¿ A que estoy dispuesta a renunciar?¿Cuáles son los limites de mi sanidad mental y física?¿Por qué me siento insegura cuando nadie mejor que yo me conoce? ¿Qué quiero hacer de mi vida?  Tan sencillo como siempre me ha fascinado el Créme Brúlée y ahora prefiero Jello. ¿Por qué cambio de opinión constantemente?

La vida para mi ha sido una gran aventura!  Desde conocerme, distinguir entre lo que me gusta y  lo que me hace daño; aprender a tomar desiciones que duelen o dan miedo, valorar a la gente que me ama, en fin. Puedo continuar con mi lista de inspiración si lo prefieres leer así.

Al escribir aprendí y sigo aprendiendo, lo más básico de la vida. Desde como saber quién soy, donde voy y que quiero hacer. A pesar de que sigo sin tener la menor idea, como buena guerrera, sigo luchando por salir adelante. Este es un proceso natural del ser humano, aprendemos a base de prueba/error hasta conseguir aprender esa lección de vida para poder continuar con nuestro crecimiento personal. Y si eres de las personas que cree en vidas pasadas, ¡entonces nos veremos en la próxima vida!  ¡Qué fascinante y complicado que es!

En el libro “Muchas vidas, muchos maestros” dice que debemos de compartir nuestros conocimientos con otros.  Todos tenemos mucha más capacidad de lograr lo que queremos , de lo que realmente utilizamos. Solo nosotros mismos podemos liberarnos de dichos ciclos viciosos, parejas que nos lastiman, situaciones que nos duelen o nos incomodan vivir, deshacernos de malas costumbres, etc.

Poco a poco tu y yo iremos compartiendo un mundo de pensamientos donde aprenderemos de esta maravillosa aventura llamada Vida!